30.3.10

Beatriz Vanegas Athías, de Sucre - Ganó Premio Internacional de Poesía


Beatriz Vanegas Athías, nacida en Majagual (Sucre).


Por Carlos Marín Calderín

"Creo que la poesía, la crónica, la novela, el cuento son una versión ideal de la realidad": Vanegas Athías.

La Región Caribe no para de dar triunfos literarios: Beatriz Vanegas Athías (Majagual, Sucre), ganó el X Certamen de Relato Corto Pilar Paz Pasamar (Modalidad Poesía), en Jerez de la Frontera (Cádiz, España).
Vanegas Athías obtuvo el primer lugar con el poema Saga de los desterrados, que forma parte de su nuevo poemario –aún inédito– y que trata el tema de la violencia en Colombia.
El Premio está dotado de 400 euros y un diploma, y lo convoca la Delegación de Igualdad y Salud de España.
En esta edición del Certamen de Relato Corto y Poesía participaron 193 obras, de origen nacional e internacional.
Beatriz Vanegas Athías reside en Floridablanca (Santander). Es docente, cronista y asidua colaboradora de EL MERIDIANO Cultural. Asiste, año tras año, al Encuentro Internacional de Mujeres Poetas de Cereté.
Autora de los libros Abriendo las piernas a la carne, Galería de perdedores y Los lugares comunes, Vanegas Athías considera que la poesía le ha servido para permanecer aferrada a sus convicciones.

¿Buscaba este premio?
"No te niego que deseaba ganarme otro premio... sobre todo en este país con un canon tan misógino, los premios ayudan. Tampoco es que me muera por ganarme un premio, porque en el fondo lo que más me angustia es la imposibilidad de escribir que en ciertas temporadas sobreviene.
"Me da mucha alegría que un jurado calificado ratifique el trabajo que estoy haciendo, porque el poema es una muestra del libro que estoy escribiendo. Saga de los desterrados es un texto duro en el que, como en el Renacimiento, acudo a los mitos griegos para poder descifrar la tragedia del desamparo y la violencia en Colombia".

¿En qué radica el éxito de un poema?
"Creo que en la honestidad vital y estética. La primera tiene que ver con lo visceral, que el lector se entere de que el poema está nombrando una alegría, un dolor, un miedo, una injusticia, un espacio, un sentimiento con verdadera conmoción. No bastan las palabras bien puestas, el ritmo, el tono, es necesario decir bien pero también, nombrar con emoción. Proliferan poetas que cuidan el lenguaje pero una los siente artificiales. Y viceversa".

¿Cómo define usted esa sensibilidad que se debe tener tanto para escribir poesía como para leerla?
"No debe haber separación: leer es un acto de creación. Escribir también lo es. Y para crear hay que creer en los imposibles, en que las distancias no existen, en que el amor es posible".

Beatriz reside en Floridablanca (Santander).
¿Por qué cree usted que en Colombia se lee tan poco? ¿Es un problema educativo o económico?
"Las dos razones... el libro debería hacer parte de la canasta familiar, pero esto es un ideal. Los libros en Colombia son muy costosos y la educación cada vez es menos universal. Recuerda que estamos en un país en guerra sin necesidades básicas satisfechas, por ello, la lectura es un lujo".

¿Cómo ve usted al poeta hoy en día, en medio de un mundo globalizado que va a mil por hora?
"Como el guardián del fuego, como el que equilibra la balanza, el que impide –si es, en verdad honesto– la avanzada de las hienas".

¿Para qué le ha servido la poesía a usted?
"Para permanecer aferrada a mis convicciones, para no utilizar la inteligencia en la fundación del dolor, es decir, para no corromperme".

¿En qué estado crea: en la felicidad, la nostalgia, la melancolía, la rabia?
"En la felicidad parrandeas, haces el amor, abrazas. En la rabia desciendes al nivel de la bestia. En la melancolía te metes bajo la cama y de ahí no te saca nadie. Creo que la nostalgia es un estado ideal, un estado de inmunidad espiritual que te permite mirar la vida y tu interior como si estuvieras en el cine, viendo Cinema paradiso".

El poema ganador

SAGA DE LOS
DESTERRADOS

1
No intentes habitar este añico del mundo
porque aquí el fuego se extinguió.
Es este un lugar oscuro
donde el fuego fatuo fundó su morada
y crecieron ciudades con rostro de carbón.
No intentes habitar este pedazo del mundo
el fuego fatuo se aposentó en la montaña
y crecieron desiertos con oasis púrpura
y ríos cárdenos de peces purulentos.
No intentes asomarte, Prometeo,
no hay coro para tu gesta.
No intentes asomarte
el fuego fatuo puede ser tu perdición.

2
Ahora mi patria es tu cuerpo.
Luce vano el trono
del rey de las miserias
ante el poder de mi dolor.
La ley es ese cuervo
que pugna por saciar su hambre.
La ley es el lazo que amordaza
mis lágrimas.
País de cuervos ahítos
y de lágrimas prohibidas.
Ahora mi patria es tu cuerpo.

No hay comentarios: